ACTUACIÓN DE LOS EDUCADORES EN EL COMEDOR

 

DEFINICIÓN
 

Son profesionales que atienden y supervisan a los escolares en el tiempo de comedor y recreo escolar, facilitándoles la creación y el desarrollo de hábitos y actitudes favorables a la salud, higiene, participación, convivencia y correcta conducta alimentaria.



TAREAS


Supervisar y atender al alumnado en el comedor y recreo.

• Colaborar en la creación de un clima agradable en el comedor, potenciando el respeto, la comunicación y la buena convivencia.

• Conocer los problemas de salud de los comensales, como intolerancias y alergias a determinados alimentos.

• Estimular el consumo de los alimentos que se ponen en la mesa.

• Emitir mensajes relacionados con el saber estar en la mesa.

• Potenciar el interés por la cultura relacionada con los alimentos y bebidas.

• Fomentar la estima por el propio cuerpo y el cuidado de la salud a través de la alimentación y la higiene.

• Capacitar al escolar para que adopte hábitos de vida saludables.

• Sensibilizar sobre la importancia de un consumo respetuoso con el medio ambiente, el uso responsable del agua, papel, luz, etc.

• Proponer juegos y actividades constructivos.

• Escuchar las sugerencias y aportaciones de los niños y las niñas en el comedor y recreo.

• Formar equipo de trabajo con los demás cuidadores-educadores.

• Conocer los intereses y sugerencias del personal docente y no docente del centro educativo respecto a la función y actividades en el comedor y recreo.

• Informar a las familias, de acuerdo con la dirección del centro, de aquellas conductas relevantes en el comedor y recreo.


NORMAS BÁSICAS

• Es importante comentar los avances en el aprendizaje para favorecer la motivación y consolidar los buenos hábitos. Hay que elogiar.

• No se debe avergonzar a los niños y las niñas, pues podemos generarle una imagen negativa de sí mismo. Hemos de evitar hacer comentarios despectivos o reproches.

• Se debe contribuir a la creación de un ambiente cordial y agradable cuidando la comunicación verbal y no verbal. Hay que cuidar las expresiones y los gestos.

• Es positivo manifestar sentimientos de confianza en las posibilidades del escolar.

• En todo momento debe favorecerse la comunicación entre todos los que están en la mesa, favorecer el intercambio tanto de experiencias de cada uno como de comentarios sobre los alimentos que hay en la mesa, de donde proceden, porque debemos comer todo lo que se sirve en el plato, familiarizarlo con expresiones culinarias, hacerlo sensible a la importancia de los sabores, texturas, masticación, etc.

• Tener habilidad para ofrecer al niño o niña el juego, dinámica o actividad que crea más conveniente, evitando que se sienta coaccionado.

• Durante la comida se debe observar el ritmo de cada comensal, sensibilizarlo para que adopte un ritmo adecuado, ni lento ni rápido.

• Debe tener cuidado al comer, deberá recoger enseguida los alimentos que caen fuera del plato.

• Si se mancha, debe cambiarse cuando termine de comer.

• Si se ensucia las manos, deberá lavarse cuando se levante de la mesa.

• Evitar dar al comensal la comida en la boca. Según el alimento, podemos ayudarle.

• No se debe triturar el alimento para evitar esfuerzos o dificultades. Cuando el niño o niña tiene dientes debe masticar y comer trozos pequeños.

• No se deben coger los alimentos con los dedos.

• A partir de los cinco anos se irá mejorando la técnica en el uso de los instrumentos de manipulación de los alimentos y la corrección en la mesa. Esto se consolida hacia los doce o trece años.

• Debe beber de forma correcta. Controlar la cantidad y calidad de la bebida.

• Dar información sobre el consumo de alimentos y bebidas, por encima de los gustos y caprichos.



HIGIENE

• Unido a la alimentación, es importante hacer comprender al escolar la necesidad de cuidar el cuerpo para garantizar la salud.

• Ha de acostumbrarse mediante acciones repetitivas, constantes y sistemáticas a tener cuidado y estima de su cuerpo.

• Procurar que no se lleve a la boca lo que ha estado en el suelo.

• Debemos encadenar conductas como: antes de sentarse en la mesa ir al aseo, lavarse las manos; después de comer, lavarse los dientes o enjuagarlos, lavar las manos, etc.

• Los niños deben ir al WC antes de entrar en el comedor para evitar que se levanten durante la comida

• Hay que recordar al niño que en casa debe hacer higiene específica de orejas, oídos, dientes, pelo, uñas, etc.


CONDUCTAS

El escolar debe ser capaz de:

• Lavarse las manos antes y después de comer.

• Entrar y salir ordenadamente.

• Ocupar su sitio.

• Mantener la postura correcta.

• Repartir agua.

• Colaborar poniendo y quitando la mesa.

• Pedir por favor.

• Usar cuchara, tenedor y cuchillo correctamente.

• Beber y comer pausadamente.

• Usar servilleta.

• Comer de todo.

• No tirar comida fuera del plato.

• Levantarse cuando corresponde.

• Aceptar su ración sin protestar.

• Saber comer pan.

• Utilizar un tono adecuado de voz.