Colegio Maria Inmaculada
colegio colegio1 colegio2 colegio3 colegio4 colegio5 colegio6

Curso 2017-2018

Atrévete a soñar

Lema

¡Atrévete a soñar!   Atrévete... no te conformes. Atrévete... ten valentía y pasión. Atrévete... despierta, levanta, ponte en marcha. Atrévete... lo importante no es por dónde empezar, lo importante es empezar. Atrévete... ¿y si no existe? Pues lo creamos.

¡Atrévete!   Porque el mundo necesita emprendedores.
¿Emprendedores? Sí, gente dispuesta a dar el primer paso, a tomar la iniciativa, coger a otros de la mano y convencerles para caminar nuevas sendas o para enderezar las sendas que se han torcido demasiado. Y gente dispuesta a contar con otros a la hora de poner en marcha las iniciativas que sean necesarias.

Atrévete... ¡a soñar!  Soñar no es crear ilusiones para evadirse de la realidad. Soñar es proyectar hacia el futuro sin dejarte frenar por los límites, asumiendo los riesgos que puedan aparecer. Soñar es tener la capacidad de ver más allá de lo que otros ven desde su mirada demasiado conformista. Soñar es estar convencido de que todo puede ser distinto y nuevo. Distinto cuando las cosas no te gustan porque son injustas y no encajan con el sueño de Dios. Nuevo cuando lo que hay no es suficiente, cuando hay que dar nuevas respuestas a nuevos desafíos.
Atrévete a soñar. No tenemos mejor invitación para ti que esta. Porque sabemos que tienes un corazón joven, deseoso de novedad de la buena, de la que tiene sentido y aporta sentido. Porque no nos creemos las voces que nos dicen que “pasas de todo”, al contrario, sabemos que quieres ser protagonista del cambio, que quieres “patear hacia delante” (como dice el Papa Franscisco).
Atrévete a soñar:

  1. sin desaprovechar ninguna de tus cualidades. Poniendo en juego tanto como sabes que ERES, exprimiendo cada capacidad, explorando cosas de ti que ni siquiera conocías pero que cuando pones a funcionar la maquinaria de tu corazón comienzan a aparecer y multiplicarse. (Dimensión interpersonal)

  2. con otros, con compañeros y amigos, con profesores y catequistas, con familia... pero también con aquellos que tienen el mismo deseo que tú de soñar, aunque ahora mismo no sean compañeros, amigos, profesores, catequistas o tu familia... (dimensión intrapersonal)

  3. con la mirada en la realidad. Porque como ya te hemos dicho, no queremos que seas una persona que “fantasea”, es decir, que vivas en un mundo irreal que nada tiene que ver con lo que se cuece en la vida de las gentes. Los emprendedores conocen y son parte de la realidad y es desde ahí desde donde se plantean retos y metas que dan respuesta a las preguntas y necesidades del mundo de hoy. (Dimensión social)

  4. desde los más hondo, donde se fraguan las cosas realmente importantes... No consiste en soñar mecánicamente como si fueras un “operario”. Se trata de guardar silencio, ir al interior de las cosas, contemplar, desentrañar lo que no se ve, descubrir la esencia para poder soñar en profundidad, sin miedos ni límites. (Dimensión espiritual)

  5. para amar. Porque soñar dormidos no va contigo. Los sueños de los que hablamos se hacen vida continuamente, en cada encuentro, en cada decisión, en cada dilema, en cada herida y cada pequeño proyecto. Soñar vida. Vivir sueños. De eso se trata. (Dimensión ética)

¿Y ahora qué? Ahora coge la hoja en blanco de tu vida y de la realidad donde todos es posible. Haz lo que tengas que hacer, usa todas tus posibilidades para darle forma asegurándote de que la forma que le des te permita volar. ¡Y lánzate! Sin miedo y con la confianza de quien está sujeto e impulsado por aquel que siempre nos sostiene, nos guía, nos da la fuerza que necesitamos en cada momento. Y es que sabemos que puedes ser como ese pequeño avión  que tiene mucho que recorrer.

Un protagonista: tú

Mira el cartel. Esa persona que está de espaldas con los brazos abiertos puede ser cada uno de los jóvenes.
Los brazos abiertos hablan por un lado de acoger la realidad, de “estar abierto” al mundo sin ningún tipo de miedo, antes bien, con la seguridad de que tendrá capacidad para saber discernir qué hacer con cada cosa que reciba. A veces tendrá que abrazar, a veces tendrá que conservar las cosas en el corazón, a veces tendrá que corregir o confrontar. Pero siempre abierto a la realidad.
Pero los brazos abiertos también hablan de “expansión”, de salida, de disposición a la entrega. Los brazos abiertos hablan de soñar y, si es necesario, soñar “a lo grande”.
No importa quién sea la persona porque todos estamos llamados a ser protagonistas. No importa la edad ni si es chico o chica, si es alto o fuerte, o con más capacidad intelectual o afectiva, no importa si hasta ahora no has sido esta persona de brazos abiertos o si toda tu vida has estado ya en la dinámica de atreverte a soñar... Dios cuenta con cualquiera que se atreva a soñar. La invitación es a soñar y emprender un proyecto que tiene la capacidad de implicar a cualquier persona y que implica a toda la persona.
¡Hacen falta soñadores! ¡Hacen falta emprendedores! ¡Hacen falta aventureros! Así que no dudes en ponerte tus mejores alas (¿las que da el Espíritu?) para volar en busca de aquello que sueñas.
Y en todo este camino no estás solo, ni mucho menos:

  1. Dios creador nos regaló todas las posibilidades para re-crear con Él.

  2. Jesús puso en marcha el Reino, emprendió el proyecto de Dios para la humanidad ya aquí en la tierra y te invitó a trabajar con Él.

  3. Claret te recuerda que desde el encuentro con la Palabra y con la fuerza del amor podremos hacer posible el mejor de los mundos.

  4. París soñó con una Iglesia nueva y renovada, que fuera reflejo fiel del Evangelio.

¿Te atreves a soñar con ellos?

Un horizonte infinito de posibilidades

Y por delante, un cielo que no acaba, un horizonte que no tiene final. Porque lo mejor de todo es que todas las posibilidades están delante de aquellos que se atreven a soñar.
Los carteles tienen solo dos dimensiones, parece que el cielo es solo lo que queda por delante del protagonista. Pero en realidad el cielo nos envuelve, toca cada poro de nuestra vida. Así que, si ya en el cartel las posilibilidades te parecían muchas, debes saber que son aún infinitas más.
El gran peligro siempre será “vivir en las nubes”, pero no nos olvidemos de que tenemos los pies en la tierra. Quizás en el cartel no lo veas, pero es así. Es en “la tierra” donde la vida ocurre, donde está la gente con sus problemas de cada día, con sus ilusiones, con sus pobrezas, con sus potencialidades... Es desde “la tierra” desde donde se sueña y se construye “el cielo”. Los límites son infinitos, pero se hacen vida caminando paso a paso. Pues eso, “con los pies en la tierra pero el corazón por las nubes”.
Quizás el cielo no siempre será azul, a veces las borrascas entorpezcan esta tarea de soñar y emprender, pero el verdadero emprendedor no se queda en “la oscuridad”, sabe que después de la nube negra siempre seguirá estando el cielo azul. Optimistas que saben afrontar las dificultades.

Y dibujos, muchos dibujos

La posibilidad de “dibujar” en la realidad, de dejar tu impronta, de implicarte en esta realidad abierta. Los dibujos están hechos a mano, signo de “lo artesano”, lo que se hace con cariño, con detalle, poniendo la vida, las energías, el tiempo, los dones para emprender caminos que aún no existen. Y en este reto de emprender debes saber que no se pueden controlar todas las circunstancias que nos rodean pero se pueden afrontar como una oportunidad de crecimiento y no solo como un riesgo de fracaso.

Emprender es mirar la realidad e implicarse.

Emprender es marcar metas, objetivos, horizontes que te animen a caminar hacia delante.

Emprender es proyectar, imaginar posibilidades, descartar ideas y potenciar otras...

Emprender es arriesgarse a probar, intentarlo, caerte y levantarte.

Emprender es trabajar con otros, soñar con otros y con el Otro.

Por eso nuestro cartel está lleno de símbolos que representan actitudes, herramientas, pistas que pueden ayudarnos a concretar esta tarea.

 


Centro Privado Concertado María Inmaculada
C/ Martín Talens, 23.   46740 - Carcaixent (Valencia) | Telf. 962 432 166
"MI ESPÍRITU ES PARA TODO EL MUNDO" (Claret)
Aviso legal
Optimizado para chrome
Los contenidos de esta web están bajo una licencia
Licencia Creative Commons