Medio Ambiente

 

 

1.     ¿Qué es la educación ambiental?

 

La educación ambiental es un proceso continuo a través del cual los individuos y la colectividad toman conciencia de su medio y adquieren los valores, las competencias y la voluntad para resolver los problemas actuales y futuros del medio ambiente.

Algunos aspectos clave que contiene esta definición y que caracterizan a la educación ambiental son:

Descripción: *      Es un proceso continuo.

Descripción: *      El énfasis está puesto en la conciencia del individuo, no en meramente informar y adquirir conocimientos teóricos sino en comprender y reaccionar ante lo comprendido.

Descripción: *      Adquisición de unos valores determinados y una voluntad fuerte que los lleve a la práctica.

Descripción: *      Considera la perspectiva temporal y el principio de equidad inter y transgeneracional.

Descripción: *      Y, por último, promueve la acción y la toma de decisiones para la resolución de problemas.

La educación ambiental debe favorecer el desarrollo de unos individuos íntegros que afronten con objetividad y esperanza los retos ambientales futuros, proporcionándoles recursos para actuar. Igualmente, debe proporcionar responsabilidad al individuo y comprensión de los efectos de sus acciones sobre la colectividad y el entorno.

Por último, la educación ambiental debe asegurar que el individuo toma conciencia claramente de sí mismo, y de su función y pertenecía a un medio complejo formado por miles de relaciones, puntos de vista y sistemas interrelacionados entre sí.

2.     ¿Por qué es necesaria la educación ambiental?

 

Descripción: *      Para alcanzar una adecuada gestión medioambiental, para modificar los enfoques, actitudes y comportamientos humanos, así como para adquirir nuevos conocimientos que faciliten todos estos cambios.

Descripción: *      Es indispensable una educación ambiental, no solamente para informar, sino para conseguir una mayor sensibilidad ambiental que derive en nuevas actitudes y hábitos.

Descripción: *      La necesidad de una educación ambiental fue reconocida por la comunidad internacional en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente (Estocolmo, junio de 1972): “Los organismos de las Naciones Unidas, en particular la UNESCO, y las demás instituciones internacionales interesadas establecen, tras referéndum y de común acuerdo, las disposiciones necesarias para elaborar un programa educativo internacional de enseñanza interdisciplinar, escolar y extraescolar, relativo al medio ambiente, que abarque todos los grados de enseñanza y dirigido a todos, jóvenes y adultos, para que éstos sepan qué acciones pueden llevar a cabo, en la medida de sus posibilidades, para administrar y proteger su entorno”.

Descripción: *      A través de la educación ambiental se puede promover que el gran público (niños, adolescentes y adultos), tome conciencia de los problemas medioambientales y los comprendan mejor; permite proporcionar una formación adecuada a los miembros de determinados grupos profesionales cuya actividad influya directamente en el medio ambiente (ingenieros, arquitectos, médicos, etc.), así como a investigadores y demás técnicos medioambientales.

 

3.     Finalidad de la educación ambiental

Uno de los principales  objetivos de la educación ambiental consiste en hacer comprender la compleja estructura del medio ambiente, que es el resultado de la interacción de sus aspectos físicos, biológicos, sociales y culturales. Esta mayor comprensión derivará en acciones humanas más acertadas y más próximas a las necesidades de nuestro entorno.

Además, la educación ambiental deberá poner énfasis en la importancia de considerar aspectos ambientales en todas aquellas decisiones relacionadas con el desarrollo.

La educación ambiental busca dar una idea clara de la interdependencia económica, social, cultural, política y ecológica del mundo moderno.

La educación ambiental tiene también por objeto desarrollar nuevas competencias, nuevos puntos de vista, hábitos y comportamientos respecto al medio ambiente y divulgar nuevos conocimientos, así como promover que estos conocimientos pasen de la esfera teórica a la esfera práctica y de acción.

La educación ambiental pretende proporcionar, a diferentes niveles de especificidad y profundidad en función del público a quien se dirija, los recursos para percibir y comprender la interrelación entre los diferentes factores biológicos, físicos y socioeconómicos; esta interrelación determina el medio ambiente en el tiempo y en el espacio.

4.     Características de la educación ambiental

Uno de los aspectos que debe caracterizar a la educación ambiental es el enfoque integrador de las relaciones entre el hombre y su entorno, y las diferentes maneras en las que aquel  influye  sobre éste; es decir, como un proceso integrado que incorpora tanto el entorno natural como el creado por el hombre.

La educación ambiental es una enseñanza basada en la experiencia, que hace uso, en un marco colectivo, de la totalidad de los recursos humanos, naturales y físicos y el entorno como laboratorio educativo. Es igualmente un enfoque interdisciplinar, que relaciona cada tema de estudio con un conjunto de objetivos educativos.

La educación ambiental está orientada hacia el desarrollo de la colectividad mediante un punto de vista orientado a la formación de ciudadanos responsables, motivados y con confianza en sí mismos; ciudadanos cuyas acciones se basan en la comprensión y en una gran capacidad de razonamiento, y no en el mero actuar a raíz de conocimientos o información aprendida de memoria. Por tanto, la educación ambiental se basa en un proceso racional destinado a mejorar la calidad de vida mediante la acción responsable.

La educación ambiental deriva en acciones y en la resolución de problemas concretos; implica medidas interdisciplinares, sin las cuales no se podrían estudiar los sistemas ni las interrelaciones propias del medio ambiente, ni ofrecer la educación a la comunidad, motivando a sus miembros a la acción. Finalmente, tiene un cuenta tanto a perspectiva regional como la mundial, sin dejar de lado la perspectiva temporal, debiendo orientar la educación hacia el futuro, buscando permanencia y eficiencia en las acciones emprendidas.

El desarrollo e implantación de una eficaz educación ambiental se basa en valores como la solidaridad y el conocimiento de los procesos que gobiernan la biosfera, así como de las causas y consecuencias de sus problemas; todo ello nos acerca a tomar acciones y soluciones que favorezcan la comprensión e implantación de medidas ambientales responsables, y a conseguir progresos y mejoras importantes en materia de desarrollo sostenible. No se busca tanto sensibilizar como razonar, comprender y reaccionar ante lo comprendido.

 

NOTA:

Las noticias de los medios de comunicación, muchas veces descontextualizadas e interesadas, no pueden ser la principal fuente de cambio de la situación ambiental actual, siendo necesario que la educación ambiental actúe sobre la capacidad de razonamiento de las personas, sobre la asunción de sus responsabilidades, la necesidad de modificaciones de conducta y hábitos individuales, visto todo ello como una forma de vida más armónica y equilibrada con nuestro entorno.

 

Los valores forman parte de la personalidad del individuo, favorecen el desarrollo de ideas propias e inducen a comportamientos consecuentes, aportando la coherencia que todo individuo necesita reconocerse para sentirse a gusto y pleno. Estos valores son generadores y canalizadores de sensaciones, sentimientos, deseos, expectativas, esperanzas, etc., y sin ellos, la persona depende de criterios ajenos, y carece de la autonomía deseable en todo individuo.

La propia vida es un intercambio entre el individuo y el entorno y los valores son desarrollados a través de esta comunicación bidireccional, de forma que el sendero del descubrimiento, toma de conciencia y acción consecuente es lo que podríamos llamar proceso educativo.