Colegio Maria Inmaculada

Curso 2016-2017

Tú puedes HACER

Escuela de padres: CAMINANDO JUNTOS

"Todos juntos, todos en una misma dirección"

Para empezar, un cuento.

huella El elefante encadenado

huella Un modelo para nuestros hijos

huella La tristeza y la furia

huella Las dos ranitas en la nata

huella Los niños practican lo que ven

Algunos consejos

huella Invítales a leer.

huella Cuando no quieren dormir solos.

huella La concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento de Carcaixent, por medio de la UPC-CA da un servicio a los padres.

En familia recomendamos...

Un buscador de juguetes

ludomecum.com

Viajes para hacer en familia

Promoción del buen uso de Internet y TIC:

huella 20 reglas básicas para el buen uso de internet

El elefante encadenado

circo

“Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. Me llamaba especialmente la atención el elefante que, como más tarde supe, era también el animal preferido por otros niños. Durante la función, la enorme bestia hacía gala de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales... Pero después de su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba una de sus patas.

Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en el suelo. Y, aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la estaca y huir.”

El misterio sigue pareciéndome evidente.

- ¿Qué lo sujeta entonces?

- ¿Por qué no huye?

elefante

Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los mayores. Pregunté entonces a un maestro, un padre o un tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.

Hice entonces la pregunta obvia: «Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?».

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo, olvidé el misterio del elefante y la estaca, y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho esa pregunta alguna vez.

Hace algunos años descubrí que, por suerte para mí, alguien había sido lo suficientemente sabio para encontrar la respuesta:

El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.

Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que, en aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y, a pesar de sus esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él.

Imaginé que se dormía agotado y que al día siguiente lo volvía a intentar, y al otro día, y al otro... Hasta que, un día, un día terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque, pobre, cree que no puede. Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco después de nacer.Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo. Jamás, jamás intentó volver a poner a prueba su fuerza..."

JORGE BUCAY

Deberíamos conseguir que nuestros hijos y alumnos crezcan y se desarrollen en un ambiente que les proporcione seguridad y confianza en sí mismos, procurando liberarles de estacas que les limitan y les llevan a creer QUE NO PUEDEN.

volver

Un modelo para nuestros hijos

pinocho

El niño acaba de ser descubierto en una mentira.

El padre, comprensivo y moderno, sabe que esa mentira en concreto no es importante, sino el concepto moral de mentir. Así que...

El padre deja de hacer lo que está haciendo y se sienta con su hijo para explicarle, en lenguaje sencillo, por qué tiene que decir siempre la verdad, pase lo que pase y caiga quien caiga...

Suena el teléfono.

El hijo, que está tratando de ganar puntos, dice: «¡Yo voy!». Y corre a atender el teléfono.

Al cabo de un rato, regresa.

- Es el corredor de seguros, papá.

- ¡Uf! ¿Justo ahora? Dile que no estoy.

JORGE BUCAY

"Los niños tienen más necesidad de modelos que de críticas". CAROLYN COATS

volver

La tristeza y la furia

lagunaEn un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar, o quizá donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta...

En un reino mágico donde las cosas no tangibles se vuelven concretas...

Había una vez... un estanque maravilloso. Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban los peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente...

Hasta aquel estanque mágico y transparente se acercaron la tristeza y la furia para bañarse en mutua compañía.

Las dos se quitaron sus vestidos y, desnudas, entraron en el estanque. La furia, que tenía prisa (como siempre le ocurre a la furia), urgida –sin saber por qué-, se bañó rápidamente y, más rápidamente aún, salió del agua... Pero la furia es ciega o, por lo menos, no distingue claramente la realidad. Así que, desnuda y apurada, se puso, al salir, el primer vestido que encontró...

furia-tristezaY sucedió que aquel vestido no era el suyo, sino el de la tristeza...

Y así, vestida de tristeza, la furia se fue.

Muy calmada, muy serena, dispuesta como siempre a quedarse en el lugar donde está, la tristeza terminó su baño y, sin ninguna prisa –o, mejor dicho, sin conciencia del paso del tiempo-, con pereza y lentamente, salió del estanque.

En la orilla se dio cuenta de que su ropa ya no estaba.

Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar al desnudo. Así que se puso la única ropa que había junto al estanque: el vestido de la furia.

Cuentan que, desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada. Pero si nos damos tiempo para mirar bien, nos damos cuenta de que esta furia que vemos es sólo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia, en realidad, está escondida la tristeza.

JORGE BUCAY

"Quiéreme cuando menos lo merezca, porque será cuando más lo necesite". JECKYLL

volver

Las dos ranitas en la nata

ranitasHabía una vez dos ranas que se cayeron en  un recipiente de nata.

Inmediatamente se dieron cuenta de que se hundían: era imposible nadar o flotar demasiado tiempo en esa masa espesa como arenas movedizas. Al principio, las dos ranas patalearon en la nata para llegar al borde del recipiente. Pero era inútil: sólo conseguían chapotear en el mismo lugar y hundirse. Sentían que cada vez era más difícil salir a la superficie y respirar.

Una de ellas dijo en voz alta: «No puedo más. Es imposible salir de aquí. En esta materia no se puede nadar. Ya que voy a morir, no veo por qué prolongar este sufrimiento. No entiendo qué sentido tiene morir agotada por un esfuerzo estéril».

Dicho esto, dejó de patalear y se hundió con rapidez, siendo literalmente tragada por el espeso líquido blanco.

La otra rana, más persistente o quizá más tozuda se dijo: «¡No hay manera! Nada se puede hacer para avanzar en esta cosa. Sin embargo, aunque se acerque la muerte, prefiero luchar hasta mi último aliento. No quiero morir ni un segundo antes de que llegue mi hora».

Siguió pataleando y chapoteando siempre en el mismo lugar, sin avanzar ni un centímetro, durante horas y horas.

Y de pronto, de tanto patalear y batir las ancas, agitar y patalear, la nata se convirtió en mantequilla.

Sorprendida, la rana dio un salto y, patinando, llegó hasta el borde del recipiente. Desde allí, pudo regresar a casa croando alegremente.

JORGE BUCAY

volver

Los niños practican lo que ven

ninos-felices

Si un niño vive con críticas, aprende a condenar.

Si un niño vive con hostilidad, aprende la violencia.

Si un niño vive con el ridículo, aprende a ser tímido.

Si un niño vive con vergüenza, aprende a sentirse culpable.

Si un niño vive con palabras de aliento, aprende a tener confianza.

Si un niño vive con elogios, aprende a apreciar.

Si un niño vive con equidad, aprende la justicia.

Si un niño vive con seguridad, aprende a tener fe.

Si un niño vive con aprobación, aprende a quererse a sí mismo.

Si un niño vive con aceptación y amistad, aprende a encontrar el amor en el mundo.

 

ZIG ZIGLAR

volver

 

Centro Privado Concertado María Inmaculada
C/ Martín Talens, 23.   46740 - Carcaixent (Valencia) | Telf. 962 432 166

"MI ESPÍRITU ES PARA TODO EL MUNDO" (Claret)
Aviso legal
Valid XHTML 1.0 Transitional ¡CSS VÁlido!
Optimizado para:
chrome

Plantilla actualizada el 01.09.2016